Canal RSS

Archivo mensual: abril 2013

¿Hay algo más allá de la Muerte?

Publicado en

Llevo varios días sin subir ninguna entrada en La Mezcolanza y sé que éste puede considerarse un tema un tanto denso pero estuve algunos días enferma (nada serio) pero si lo suficiente para alejarme de la tecnología y para que viniera posteriormente un largo período de sequía “escritora” por llamarlo de alguna forma; como zombie y sin ánimo de nada, de hecho aún me siento cual muñeca de trapo enclenque a merced del viento –debí haber tenido las defensas por el suelo, así que en eso me estoy enfocando ahora

El hecho es que mientras estuve en cama recordé “la vez” que estuve enferma de seriedad (no como en ésta oportunidad) y pensé en contar mi encuentro cercano con esa “luz al final del tunel”.

tunel

Todo comenzó con una visita al Odontologo – de aquí  mi aversión a los Odontologos; sin ánimo de ofender–  el caso es que dentro de mi genética la dentadura no es de las mejores cosas que heredé de mis padres con decirles que miraba un caramelo y ya tenía una caries jajaja es más, sin pecar de exagerada creo que no se me salva ni un solo dientecito sin tapaduras; desde pequeña era casi clienta vip de estos profesionales del “taladrito” con sonido pavoroso, en fin debe ser una mezcla de mi pasado mas el “evento desafortunado”, ese impasse con la Odontología que me ocurrió ya estando grande y que se supone era algo simple, consistía en un tratamiento de conducto para una de mis muelas del paladar superior y por ello fuí y la Odontologa, previa cita me anestesió… Todo perfecto, empezó el sonido del taladrito que realmente odio y tras una hora quizá un poco mas terminó de hacer lo que tanto la afanaba y procedió a taparla, en realidad no fue muy largo pero si recuerdo que era un día viernes.

dentista (1)

La foto es referencial no es la Dra. que me atendió ni mucho menos

La zona estaba afiebrada, volvía de la anestesia y con ella empecé a sentir mucho dolor, tomé las pastillas que me recetó pero no cedía, pasé el sábado muy mal y ya el domingo mi cara era irreconocible; por supuesto la Doctora no atendía los fines de semana pero tuvo que abrir su consulta para verme tras las constantes peticiones de mis padres, recuerdo su cara cuando me vió, debí de estar horrible porque de verdad fue un poema, me sentía pesada tanto que me veía en la obligación de sujetar mi cara con la mano, a partir de aquí todo se vuelve confuso en lo que recuerdo el caso es que se que me derivan a una clínica y quedo ingresada, recuerdo fragmentos, despertaba con fiebre y mi mamá que se quedaba conmigo en las noches me metía a la ducha de la habitación de la clínica con ropa, tenía alucinaciones incluso recuerdo como contaba con desespero el Macrogoteo del suero, también recuerdo gente yendo a visitarme y quedando atónita al verme conectada hasta con transfusión de sangre, me hice amiga íntima de la vancomicina  y los cultivos de sangre.Era mi lucha personal con el Staphylococcus aureus

0k0258_elementos_cotidianos-con-bacterias-0

…Tenía una infección impresionante que no cedía, me tenían con miles de antibióticos, recuerdo a la Odontologa en mi cama de la clínica con una caja con sus herramientas destapando la muela, y recuerdo escuchar mi voz hablando pese a estar dormida, acá es donde sé estuve de cerca con la muerte porque estaba helado sé que temblaba pése a tener mi cuerpo cubierto de frazadas y habían muchas siluetas en mi cuarto de la Clínica a las cuales no lograba definir sus rostros, hablaban entre ellas y me contaban que habían estado en mi cuarto y en el lugar donde yo me encontraba, eran muy luminosas tanto que no me dejaban definir sus rasgos, decian que no debía dejarlos aún pero yo quería acercarme había algo magnético al fondo tras ellos – tras sus siluetas- pero a la vez algo que me sujetaba a la cama, ellos se aglomeraban y sé que habían hombres y mujeres porque los escuchaba hablar, uno decía que aún no era tiempo y el otro le susurraba algo, otro decía que no tuviera miedo; después recuerdo despertar cuando mi mamá me dice algo… Esa fue la única vez que los ví y posterior a esa vivencia comencé a responder al tratamiento, pasé un par de meses en la Clínica y otro par de meses en casa aún con el suero conectado a mi brazo, recuerdo que tuve que empezar a vivir “despacio” tal como me dijo la Dra. que me atendió todo ese tiempo en la Clínica, tras un seguimiento de que fue lo que se hizo mal con el Tratamiento de conducto se llegó a la conclusión que  la Dra. omitió sacar una radiografía para ver las raices del diente “problema” confiando en su expertise; craso error! … ¿Quieren saber si la demandé?, pues no; no lo hice porque era conocida de la familia pero creo que nunca más se saltó el paso de sacar una radiografía a un paciente –eso se los aseguro

En fin mi vida continuó, definitivamente algo tenía pendiente y por eso no atravesé la luz en ese momento y estoy acá desempolvando la historia y compartiéndola, ¿álguno de ustedes ha tenido alguna experiencia de éste tipo? yo en particular no vi mi vida como una película o al menos no recuerdo haberlo hecho pero si tu tuviste álguna experiencia de cercanía con este tunel luminoso pues me encantaría conocerla, así que sientete libre de comentar 😀

Anuncios